CONTACTO INICIO
La Embajada Sección Consular Sudáfrica Estudios en Sudáfrica Actualidad Publicaciones Otros Links

 
Colonización europea a partir del siglo XVII

La llegada de los europeos a las costas de Africa austral fue sin discusión la experiencia más traumática enfrentada por las comunidades autóctonas.

En 1652, los holandeses fueron los primeros en abrir una sucursal de su Compañía de las Indias Orientales en el continente africano, para abastecer a los barcos de alimentos, agua y atención para los marineros enfermos. Probablemente se hubieran conformado con esto si la sucursal hubiera bastado para satisfacer todas estas necesidades, sobre todo, la provisión de carne y granos.

Sin embargo, por la construcción de un castillo de piedra y el asentamiento de granjeros, los khoikhoi se percataron de que los holandeses pretendían quedarse. Comenzaron a resistirse al trueque reteniendo el ganado, y defendiéndose de los intentos de la Compañía por apoderarse del ganado por la fuerza.

Inicios
Colonización europea a partir del siglo XVII
Luchas en las fronteras de expansión colonial
Guerras Anglo Boer
La Unión
Apartheid
Fin del apartheid
Estado democrático

Gradualmente, los holandeses se impusieron a los khoikhoi arrebatándoles sus arroyos, tierras y ganado. Incorporaron a los locales como mano de obra agrícola o miembros de las milicias. La estructura política de los khoikhoi no era suficientemente fuerte como para resistir.

La Compañía tenía tal necesidad de mano de obra que en la primera década de asentamiento trajo esclavos de su imperio oriental y de regiones a ambos lados de Africa. El esclavo no tenía derecho legal alguno, y a diferencia de los esclavos de América, muy pocas posibilidades de alcanzar la libertad mediante su conversión al cristianismo.

En el Cabo, la liberación obligatoria de los conversos sirvió de impedimento a la conversión al cristianismo y volvió más atractiva la conversión al islamismo por razones no solo religiosas sino también políticas. Los esclavos de la Compañía o los residentes en los pueblos tenían cierta posibilidad de practicar oficios. Los esclavos de los granjeros estaban bajo un control más estricto. Las esclavas no tenían la opción del matrimonio, pero sí era frecuente el concubinato con hombres blancos.

El Cabo se convirtió en una sociedad dividida en grupos claramente definidos desiguales ante la ley, y los negros libres nunca fueron lo suficientemente numerosos o fuertes como para romper las barreras. Los empleados de la Compañía y los granjeros blancos establecieron un predominio defendido por la ley y reforzado por la libre inmigración. Los blancos mantendrían su predominio por más de tres siglos y medio, pese a varios intentos de emancipación.

En 1807 y 1838 se produjeron intentos parcialmente exitosos por liberar a los esclavos. Los británicos habían tomado ya posesión del Cabo durante las guerras revolucionarias francesas, manteniéndola como colonia a partir de 1795, con un breve período de dominación holandesa entre 1803 y 1806. La dominación británica fue inicialmente casi tan autoritaria como la holandesa. Pero los nuevos colonos que llegaron a partir de los 1820 traían su experiencia en las luchas políticas inglesas, y en la colonia lucharon por alcanzar libertad política, primero con una exitosa campaña en favor de la libertad de prensa, y luego en 1853 con el establecimiento de un gobierno representativo en unas elecciones increíblemente limitadas y daltónicas.

Otro tipo de campaña lanzaron grupos de presión en Gran Bretaña con respaldo de los misioneros locales para liberar a los siervos y esclavos. Aunque se trataba de un intento por equilibrar la libertad con la necesidad de mantener a los emancipados como mano de obra asalariada, no recibió mucho apoyo por parte de los empleadores locales. De ahí que aunqie los khoikhoi obtuvieron una "carta de libertad" en 1828, y en 1838 los esclavos fueron puestos en libertad al cabo de cuatro años en calidad de "aprendices", las presiones de los empleadores en los tribunales frustraron en gran medida la eficacia de ambas medidas.


   
Embajada de Sudáfrica 2012 - 2016
Oficinas: Avda. Apoquindo 2827, Piso 4, Las Condes - Chile
Tel.: (56-2) 2820 0300. email: consular.chile@dirco.gov.za



Powered By Visual Chile